La familia Koronivia: ¿Sirviendo una olla vacía después de todos estos años de cocina? (Eco2, COP26)

La familia Koronivia se ha reunido muchas veces en los últimos años, en persona y en línea. A través de casi una docena de talleres hemos pasado tiempo juntos compartiendo recetas, escuchando a expertos que van desde pequeños agricultores hasta científicos del IPCC, y cocinando soluciones reales para alimentar al mundo y enfriar el planeta. Estamos muy cerca de servir una comida realmente sorprendente de soluciones agroecológicas deliciosas, resilientes y con perspectiva de género que nos alejan de los sistemas agrícolas industrializados y contaminantes. ¡Empieza a oler delicioso!

Pero, ¡oh, no! Se oyen ruidos de golpes en la cocina. ¿Acabará esta deliciosa comida en el suelo y nos servirán una olla vacía? ¿Después de todos estos años de esfuerzo?

ECO sabe que cuando se trata de cuestiones de agricultura, las consideraciones de equidad deben ser fundamentales. La adaptación es clave para la futura seguridad alimentaria. Los esfuerzos para reducir las emisiones en la agricultura son esenciales para limitar el calentamiento a 1,5°C y evitar un colapso climático galopante. Las partes deben dirigirse a los contaminadores más grandes e históricamente responsables, y no hacer recaer la carga sobre los que menos han hecho para causar la crisis climática y que ya están experimentando graves impactos. Navegar por esta vía puede ser complicado, pero no es imposible. ECO cree que la mayoría de los chefs de la cocina Koronivia estarían de acuerdo en que tenemos que cambiar los sistemas de agricultura industrial contaminante a gran escala, al tiempo que protegemos los sistemas de pastoreo de los pequeños agricultores. Un lenguaje que refleje este matiz debería ser la base de los debates sobre ganadería y agricultura.

Un texto de procedimiento sin ninguna recomendación real sería una terrible pérdida del tiempo que la familia Koronivia ha pasado en la cocina, y un trágico desperdicio del delicioso plato que hemos olido antes. Les imploramos que no renuncien a servir unas recomendaciones agroecológicas deliciosas y con perspectiva de género que refuercen la resiliencia, que ayuden a evitar que el planeta supere los 1,5 °C de calentamiento y que mantengan el terrible sabor de los grandes contaminantes fuera de nuestros alimentos. Nos interesa a todos.

 

Post a comment